¿Cuál es la diferencia entre precio y valor?

 

Lo deseamos, lo odiamos, nos gusta, lo tenemos, nos falta, no hace ambiciosos, nos frustra, nos hace sentir poderosos o miserables, nos da tranquilidad, nos preocupa. Es divino y maléfico. Bendito y maldito. Profano y sagrado.

¿Qué es?

 

  • El dinero.

 

Giorgio Armani dijo una vez, refiriéndose a su niñez, que su familia había sido muy pobre, pero que a pesar de ello, sus padres tenían un alma elegante y rica. La madre les cosía a él y a sus hermanos ropa a medida para ir a la escuela, con restos de tela. Contrariamente, en la escuela todos pensaban que eran una familia rica por su aspecto y comportamiento. Traigo esta historia porque, viniendo de un hombre que ha entendido la actitud como una riqueza y la calidad como un producto, esta experiencia resulta una gran lección.

No siendo suficiente con que su valor sea relativo, nuestra relación con él es drásticamente ambivalente, y esto nos afecta a todos. La cantidad de emociones contradictorias alrededor del dinero crea ambigüedad.

Yo me he preguntado cientos de veces si es esta relación falsa, banal y artificial la que evita entender el valor de lo que hacemos con él.

Nuestra relación cotidiana con el dinero además de definirnos, determina nuestro estilo de vida. Por esta razón, no se puede tratar como el pariente inadecuado que es la vergüenza de la familia. Cuándo vemos más allá del precio, podemos empezar a considerar el valor.

La filosofa estadounidense de origen ruso, Ayn Rand, definió el dinero como una herramienta de intercambio que no puede existir a menos que hayan bienes producidos por hombres productores. Ella sostiene que el dinero es la forma material que tienen los seres humanos para establecer un intercambio comercial entre sí, y que para ello, los productores deben otorgar un valor inmaterial a su producción, para luego poder darle un valor material (precio).

El precio debe definir la calidad y el valor que ofrece, y no la necesidad económica del productor.

 

Cambia la percepción y establece una relación con el dinero entendiendo que el valor le aporta riqueza a la necesidad.

¿Cómo definir el precio de tus productos o servicios?

  1. Define primero el valor que aportas a tus consumidores.
  2. Ofrece calidad material y humana. Usa las mejores materias primas, emplea los mejores procesos, y con eso ya tendrás un resultado honesto y bueno. Esmérate en ofrecer una atención real y sincera a tus consumidores.
  3. Pon un precio que sea el resultado del valor que aportas y la calidad que pones en tus productos.

 

The Hospitality Hunter

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies