Permitido fumar

Para empezar, debo decir que no fumo y que me desagrada el olor a tabaco, punto. No tengo más que agregar. Pero por otro lado tengo que decir que ciertos fumadores me parecen atractivos solo por la actitud que tienen y el estilo de fumar. Me refiero a aquellos que tienen un savoir faire personal y que se toman el tiempo de disfrutar de su vicio con elegancia y orgullo. Mientras lo escribo, me vienen a la mente Don Draper, Alain Delon o Marlene Dietrich.


Sin embargo, me produce asco y rechazo la gente que se mete en las cabinas de fumadores de los aeropuertos. Estos especímenes, para mí, sacian su vicio de una forma desesperada, como personas incapaces de controlarse, porque, seamos sinceros, nadie muere por no entrar a un espacio encerrado lleno de humo.


El tabaco y la higiene alimentaria están poco asociadas, pero no por eso disociadas. Todos sabemos que para ser cocinero, asistente de cocina, pastelero o camarero, no es un requisito no ser fumador, por el contrario, en este sector muchos lo son. Además, no sé por qué muchas cocinas de restaurantes dan hacia calles o callejuelas oscuras, por donde llega la comida y sacan la basura (una combinación poco salubre). Esa entrada y salida es a menudo también el lugar donde muchos cocineros y ayudantes de cocina salen a fumar.


Cuando me ha tocado caminar por estas calles y ver a los trabajadores que salen a hacer su pausa y dar sus caladas, veo rostros en penumbra y cabizbajos, como escondiéndose en cuerpos cansados y evadiendo la mirada de posibles clientes-transeúntes. Esta escena me deja siempre una sensación de desconfianza y una pregunta en la cabeza: ¿Habrá sido esa persona, con actitud de criminal la que preparó el delicado carpaccio de atún con los espárragos cojonudos de Segovia y la mayonesa casera, que me acabo de comer? ¡¡¡Noooooooooooo!!!

Irving Penn Portaits: Barnet Newman


Otros casos son aquellos que cruzan la calle para no ser asociados con el lugar donde trabajan, pero que les reconoces porque desencajan totalmente con el negocio de enfrente, y porque llevan el uniforme con la insignia bordada del lugar donde trabajan.


En Marburg, actualmente mi ciudad adoptiva, frecuento un restaurante donde los camareros, y los que trabajan en la cocina, salen a fumar al frente del local. En la entrada tienen, incluso, una pequeña mesa alta donde se les ve haciendo una pausa con su cigarrillo, muchas veces con una respectiva copa de vino. Todos sin excepción, tienen permitido permanecer y usar ese lugar para ese fin concreto. Se les reconoce como trabajadores por la indumentaria, pero si no, a juzgar por su presencia, pasarían perfectamente por anfitriones o invitados de una fiesta. A muchas clientes que salen a fumar se les ve conversando con ellos en un tono de tú a tú. No hay oscuridad, ni vergüenza, ni escenarios raros de películas.


Darse su sitio, sentirse bien consigo mismo, con lo que se hace refleja una seguridad que otros perciben y que estimula la comunicación, además de establecer el tono de la relación, entre los interlocutores. Muchas veces por esconder algo inapropiado, se proyecta una imagen de inferioridad o vergüenza que le resta respeto y credibilidad al local, marca o negocio. Con esto quiero decir que la actitud adecuada encaja en todos los lugares, no ofende a nadie y no crea distancia entre las personas, todo lo contrario.


Yo sugiero a mis clientes que cuando contraten a alguien, tengan muy en cuenta su actitud y sus hábitos, y que valoren que sean personas seguras de sí mismas, que sepan adecuarse a cada situación, y según sea conveniente, que fume o no, y si lo hace que tenga presencia o estilo.


¿Tú qué piensas? ¿Has vivido una experiencia que tenga que ver con este tema?


¡Hasta la próxima!

 

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies