Parecer vs. Ser

Tengo amigas, conocidas, vecinas, y algunas personas del sexo masculino también, que se sienten viejas/os por la edad que tienen. Si les preguntas la edad, hacen la típica broma de quitarse por lo menos diez años para evitar decir la verdad. Si finalmente se atreven a decirla, lo hacen con un dejo de vergüenza, intercalando excusas y justificaciones. Aunque participe de la broma, en el fondo en lo que pienso es en la profunda desconexión que se esconde detrás de esta negación de ser quien se es en ese momento. Al final, este número no significa nada, ni debe convertirse en la referencia que defina cómo nos debemos ver o cómo debemos sentirnos.

 

” La apariencia vacía no es atractiva. (Twitter) “

 

El por qué traigo todo esto a colación es porque yo NO desearía nunca volver a tener de nuevo 20 o 25 años, ni siquiera un par de años menos bajo ninguna posible circunstancia. Tengo 45 años, y cada vez más me gusta celebrar mi cumpleaños.

La difundida frase cliché de que el paso del tiempo le sienta bien a los vinos y a los quesos ni siquiera es del todo cierta, porque un vino que no sea bueno no mejora con el tiempo, y lo mismo vale para el queso. Si no, preguntadlo a un/una catador/a de vinos y quesos. 

La base para envejecer bien es sentirse bien, y es por eso que la experiencia es lo único que aporta maestría y sabiduría. Eso no se gana sin el paso del tiempo. Me cuesta creer que muchas personas no valoren esta ganancia y que antepongan unas arrugas a la inteligencia que se gana con los años. Para mí, un buen ejemplo de envejecimiento son los objetos de cuero o de piel, que mientras más tiempo haya pasado, mejor se ven.

A pesar de mi incomprensión categórica ante este hecho de la edad, también sé, por experiencia propia, que nosotros somos nuestros peores enemigos y que sabemos hacer muy buen uso de este rol, haciendo de jueces implacables. Todo esto nos resulta fácil porque conocemos nuestros puntos de dolor, conocemos nuestras debilidades, sabemos cómo sabotearnos, cómo procrastinar y olvidarnos de lo que realmente es importante en nuestras vidas, porque conocemos a la perfección los mecanismos para aterrorizarnos y hacer parecer que estamos haciendo lo correcto.

Escoger y elegir cómo nos queremos sentir es la única cura para este complejo social basado en la belleza y juventud eterna, el aspecto físico y la edad ideal. Toda esta manía y oda al pseudoperfeccionismo es lo que realmente nos va a llevar rápido a la tumba.

Aunque este tema en apariencia no tiene nada que ver con la línea del blog y de mi negocio, tiene que ver con la actitud con la que vamos por la vida y la que proyectamos, y es justamente esta la discordancia que proyectan muchas personas que viven presas y metidas en un corsé mental, que les limita y los separa de sí mismos y de sus sueños.

Mucho más importante que todo esto es cultivar la autoconexión y entender el tiempo como una posibilidad de autoconocimiento o aprendizaje. Todo está pasando ante nuestros ojos, y lo estamos dejando escapar por estar viendo en la dirección incorrecta.

Yo en particular he decidido vivir en un mundo donde lo que pienso y cómo me siento intenten estar relacionados. A pesar de que no siempre lo logro, pongo límites para no dejarme tiranizar por creencias que encuentro ilógicas, ni por convencionalismos absurdos, ni por personas que no merecen mi respeto.

Estas reflexionen no tienen que ver (aunque va muy bien) con el fin y el inicio de año, pero si es así, es pura casualidad divina. Mi gran deseo es que intentemos ser más nosotros mismos, que critiquemos menos; que nos permitamos ser imperfectos; que dejemos de sentir lástima por otros y aprendamos a ser más compasivos; que estemos más presentes; que dejemos de encajar en un patrón social o colectivo; que tengamos valor para dejar lo que tengamos que dejar y que empecemos lo que tengamos que empezar; que aprendamos a utilizar la libertad que tenemos para decidir; haciéndonos responsables de nosotros mismos y de nuestras decisiones, y por último que no sigamos culpando a otros de nuestro aburrimiento, frustración y falta de valor.

” Ocupándonos de nosotros mismos,

nos estamos ocupando del resto del mundo. (Twitter) “

 

El mejor regalo es que el que te haces a ti mismo.

¡Feliz Navidad y feliz año 2018!

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies