Tu actitud es el producto

La promoción que utiliza la manipulación como estrategia crea un vínculo negativo con el cliente, que entorpece la decisión de compra, pues crea escepticismo y sospecha. 

Cada vez con más frecuencia confirmo cómo la hospitalidad usa un lenguaje espontáneo y amable, que se expresa con buenos deseos y que no esconde ningún interés detrás, además de motivar al interlocutor al hacerlo sentir inteligente e importante.

En el último mes, he recibido dos invitaciones sinceras, que os comento a continuación y que ejemplifican lo que quiero decir:

CASO 1: DON ́T STOP
@jamesvictore
Desde hace tres años que sigo al diseñador James Victore, a través de su newsletter. Si no lo conoces, debo decirte que es un tipo auténtico e incomplaciente que llama a las cosas por su nombre, gusten o duelan. Yo personalmente lo amo y sigo porque:

  1. Es un creativo inteligente que basa su trabajo en la certeza de la inteligencia de otros. ¡Bang!
  2. Sus contenidos son nutritivos y vitamina pura para la vida (no solo para emprendedores)
  3. Es un tipo particular y genuino.

Recientemente estuvo promocionando un bootcamp creativo en su rancho en Texas, cerca de Austin. Días después envió un correo que decía lo siguiente (es solo un extracto):

You don’t have to come to the ranch or spend time with us,

but dont’ stop pusching and testing your creativity.

Don’t stop growing and playing and inventing.

Don’t stop making work that matters.

Never stop asking for more – ask for more time, more creativity and

definitely more money.

Don’t stop playing it from your heart and never stop being weird. 

 

Este tipo comunicación no apoya la venta de un producto, sino una forma de pensar. Definir una marca por sus valores y comprometerse con algo superior a un producto es lo realmente revolucionario. Este es el tipo de emprendedores que sobresalen en el panorama de desolación emocional que sufre el consumo actualmente.

Los emprendedores éticos convierten su virtud en una actitud

Las intenciones auténticas crean credibilidad, identificación de valores y deseo en el producto o la marca que representan.

CASO 2: VERY LUCKY
@lorumoldrectory
En mi cuenta de Instagram the_hospitality_hunter sigo a muchos emprendedores en el sector servicios. Recientemente unas de las cuentas que sigo, Lorum Old Rectory, un B&B en la campiña irlandesa, publicó la foto de abajo que muestra la ubicación del lugar. Cuando la vi me impresionó tanto el paisaje idílico, que no pude contenerme.

Mi reacción inmediata fue escribir un comentario, diciendo:

@lorumrectory this place looks like it is in heaven. I must visit you. A lo que ellos respondieron:

@the_hospitality_hunter we consider ourselves very lucky. Make sure to drop in for a cuppa if you are in the area.

¡Bang! Flechazo directo al corazón. Después de esta respuesta quise tomar un avión e irme a tomar unas tazas de té con estas personas que no conozco, en ese lugar donde nunca he estado, solo por apreciar el tono sincero y la actitud amable que tuvieron, en un simple, pero para mí, significativo comentario. Este, además, es un buen ejemplo de lo que debería ser el trato analógico en un mundo digital. #loveit #loveitoverandoveragain.

 

El buen trato no genera conflicto, ni dudas, ni miedo, solo crea ganas y deseo puro.

¿Has sentido alguna vez el deseo puro de atender una invitación comercial que no esté filtrada por el interés, ni la obligación, ni la manipulación?

 

Mira los poster de Victore Productions.

 

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies